lunes, junio 25, 2007

Ir para allá

Te vi siempre demostrando a todo el mundo, tu capacidad de seguir adelante y comerte tus dolores. Te vi descargando tu angustia con los dientes, comiendo y tomando a destajo. Tanto que hasta pierdes la conciencia a veces. Te vi gozando, acaparando toda la atención, con tus comentarios mordaces, grotescos, brutales, irreverentes. Te vi tantas veces dibujando trampas verbales, cifrando nuevos idiomas, gozando con el acierto e impacto de ese humor sarcástico, golpe indirecto hacia esa ingenuidad que tanto te descoloca.
En algún momento si, te he visto más silencioso, o quizás un poco más callado. No sé, quizás pensaste algo que te preocupó en cierto momento. Pero no puedes quedarte mucho tiempo ahí, rápidamente tratas de salir de ese temido e incomodo silencio.
Si. Tienes tanta razón. Cuantas veces nos aferramos a esas ilusiones, y nos esforzamos en construir y respetar espacios, pero finalmente el torbellino emocional lo inunda todo. Que pérdida de tiempo y desgaste comenzar a empujar una rueda que volverá sobre ti inevitablemente.
O quizás pensaste también por un segundo en el amor, recordando esa sensación de querer comenzar a vivir de nuevo con el otro, de volverse compañeros inseparables, protegiéndose y cuidándose juntos, de este mundo y sus peligros. Pensaste en un momento en un rincón mágico, donde todo se vuelve más puro y sutil. Pero ese pensamiento solo duró un poco, cuando te acordaste que no te quedaba plata, que tenias que levantarte temprano a trabajar, que no podias llamar a nadie, porque era tan díficil contar todo esto, ¿como ponerlo en palabras? ¿Podrás caminar por esa ladera espinada? ¿quien quiere realmente ir para allá?

3 comentarios:

Paola Fernández dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.
Lorena Isabel dijo...

Hola Rucio:
¿Cómo van las cosas en Antofapasta? Espero que todo bien.

Lorena Isabel dijo...

Saludos y Animo desde Santiago,
ya falta poco,

un abrazo

Lore